Atributos de un buen Coach

La palabra “Coach” se esta volviendo popular en todas las artes marciales. Cualquier arte marcial que haga énfasis en el aspecto deportivo, usará inevitablemente el termino “coach” por encima de la palabra instructor. Pero, sin embargo, hay momentos en los que una persona necesita ser ambos.

Si una persona esta enseñando un sistema que tiene un programa definido, esa persona va a estar instruyendo a sus estudiantes a través de este programa. Un intrustor, es aquel que conoce bien su arte (aunque no toda, ya que nunca se termina de aprender), pero el coach, es diferente.

“Coaching” (o dar instrucciones) es cuando uno crea un ambiante positivo o saludable de entrenamiento, para que el atleta desarrolle sus atributos deportivos y habilidades. Para fomentar y desarrollar estas habilidades el coach necesita tener esos mismos atributos. Como coach uno no se puede dar el lujo de insistir en que una técnica necesita ser hecha de esta forma y no de la otra, esto es lo denominado, “texto de libro”. Enseñar desde los libros es fácil, y estrictamente de esa forma, como que en la posición en “L” el 70%  del peso corporal debe estar apoyado en la pierna trasera. Ser un coach demanda mucho más si realmente se quiere obtener lo mejor del atleta.

La palabra “atleta” puede ser definida como alguien que practica algún deporte. Para mí (el autor) la palabra “atleta” significa mucho más. Un atleta es alguien que quiere destacarse en el deporte que él elegió, es decir, el siguiente nivel que un aficionado. El atleta se enfoca en su desarrollo físico y en su mejoramiento. El desarrollo es la clave para un atleta serio, y a veces es eso lo que un buen coach necesita saber. El desarrollo necesita ser alentado, con experiencia y liderazgo. Un atleta, en el Taekwondo, es alguien que practica a un ato nivel para poder competir.

Un coach debe tener ciertas habilidades y cualidades para poder desarrollar y alentrar a un atleta. El buen coaching no se trata de dar ordenes desde un punto alejado del Dojang (lugar de entrenamiento) o dar clases a partir de libros o enciclopedias (aunque sean cosas que no se deben descartar nunca). El buen coaching se trata de entender, escuchar y alentrar. Ser un buen coach no amerita tener que haber sido un buen competidor aunque, sin embargo, la experiencia dentro del ring le sirve al coach para entender mejor lo que necesita fisica y mentalmente un competidor una vez dentro de él.

El coach debe tener experiencia en el arte marcial (en este caso Taekwondo) o deporte en el cual se involucra y un buen entendimiento de sus reglas y regulaciones de seguridad. Un buen coach debe  tener una manera de aprender y pensar fuera del ring. Un buen coach puede aprender  tanto de otras artes marciales como de sus conceptos de entrenamiento, pensar desde fuera del ring,  un coach con la mente abierta a preguntas puede aprender de sus observaciones de las artes marciales en general.

Un buen coach debe saber comunicarse. ¿Cómo puede hacer una persona para alentar a otra, en cualquier circunstancia,  si esta persona no tiene dotes o los conocimientos básicos de comunicación? Esto es cuando los instructores que gritan ordenes y instauran miedo en sus deben dar un paso al costado.

Si el coaching se trata de alentar un desarrollar las cualidades de un atleta, enctonces en coach necesita ser accesible, sociable y, por sobre todo, mantener una alta estima sobre sus atletas, estudiantes y semejantes.

Para que un coach y su atleta obtengan sus objetivos deseados, es necesario que halla una relación entre ellos. Para que esta relación y el desarrollo puedan ser creados, es necesario un ambiente de respeto mutuo y admiración por ambas partes. Este respeto solamente es logrado mediante una buena comunicación, la cual derivará en confianza.

Obviamente la comunicación debe venir de ambas partes por igual. El coach debe ser capaz de transmitir lo que quiere a su atleta, asi como también el atleta debe saber comunciarse con su coach. Por lo tanto, el coach también debe saber escuchar y entender, sabiendo abordar las necesidades, asuntos y logros del atleta.

Un mal coach adopta la frase: ” Es a mi manera”. Esta perspectiva será sostenida inevitablemente por una falta de conocimiento la cual puede ser perjudicial para el atleta.

Un buen coach debe ser un eterno estudiante. Un buen coach nunca debería decir ” He aprendido todo lo que necesito saber, y desde aquí soy el mejor”. Un buen coach siempre debe aspirar a encontrar nuevas formas y métodos de entrenamiento. Buscar nuevas mejoras en los conceptos de entrenamiento; discutir y participar en programas de coaching son formas seguras de mantener un alto nivel de conocimiento atlético. Y para poder hacer esto, un coach debe tener la mente abierta a nuevas ideas. Para tener una mente abierta, en un sentido muy real de la palabra, un coach debe estar dispuesto a aprender de cualquiera, tomar nuevos conceptos y no tener miedo de cometer errores mientras que esto sirva para expandir los conocimientos. Ampliar los horizontes como un coach solamente puede resultar benefico para los atletas.

Un ingrediente importante para tener una mente abierta es tener confianza. Si uno tiene la confianza en sus habilidades de coach y la confianza en sí mismo, felizmente tomará nuevos conceptos y los criticará hasta lograr perfeccionarlos. Sin embargo, la confianza siempre debe venir de la mano de la humildad, para no volverse egoísta.

Un buen coach debe mantenerse en forma para poder dar el ejemplo, especialmente aquellos que son coachs de atletas juveniles o infantiles. Estos tienen direcho a tener un coach al cual mirar como un ejemplo, y alguien al que ver como un arquetipo de una forma de vida saludable. Los juveniles por defecto emularan a aquellos a quienes ellos ven como figuras a seguir o de autoridad. Por lo tanto el coach de atletas juveniles tiene la responsabilidad de mostrar ante sus estudiantes y atletas una figura de vida saludadable y de los beneficios que convella la vida de un deportista. Un coach que aparece con sintomas de haber consumido alcohol o con olor a cigarrillo, o peor, que afectue estos actos frente a ellos, esta inconsientemente reduciendo las expectativas de un chico frente al deporte. Lo mismo puede decirse de aquellos coachs que muestren las caracterísitcas naturales de una vida insana. Para los atletas adultos, el sentido común generará un rechazo hacia aquellos coachs quienes dicen “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

Un buen coach pondrá objetivos claros y alcanzables a su atleta. Cuando esos objetivos son alcanzados, un buen coach lo reconocerá, en el caso contrario, tratará que su atleta o alumno no se decepcione de sí mismo y lo reenfocará para que lo vuelva a intentar. Cuando los objetivos no pueden ser logrados en varias oportunidades, el coach será paciente y reconsiderará sus métodos de entrenamiento, pero antes hablará con el atleta y esperará una respuesta afirmativa de él. Y es más el atleta debe participar en esa tarea. Un buen coach valorará lo que su atleta puede hacer. Desarrollar las capacidades  de un atleta lleva tiempo y paciencia y debe ir haciendose de a poco, considerando las capacidades y los deseos del mismo.

Para desarrollar las capacidades físicas de los atletas (fuerza, velocidad, agilidad, etc.) un buen coach debe conocer y entender ejercicios especificos para cada una de esas. Para un arte marcial que tiene aspectos deportivos, como el taekwondo ITF y el WTF, Kickboxing, el practicante necesitará un regimén de entrenamiento y no solamente deberá entrenar tácticas y estrategias, sino tambien habilidades como fuerza, velocidad y agilidad.

Acompañado del conocimiento de los requerimientos físicos de un atleta, el coach debe tener claro cuales son los deseos de cada uno de ellos. Dice el autor: “Muchas veces he visto a coachs presionando a sus alumnos y atletas a hacer algo que ellos no quieren. No todos quieren competir, algunos solamente quieren entrenar y capaz aprender un poco de defensa personal, y aun así muchos coachs ponen mucho enfasís en la competencia. Los coachs deben entender que es lo que quiere cada uno de sus atletas.” Si algún estudiante quiere adentrarse en el máximo nivel del mundo de la competencia, el coach debe reconocerlo rapidamente para poder guiarlo.

Para finalizar, un atleta debe tener un tiempo de entrenamiento el cual incluya objetivos a corto plazo durante el camino hacia el máximo objetivo que cada uno quiera alcanzar. Y el coach debe respetar esos objetivos y saber guiar a sus alumnos hacia el logro.

Articulo escrito para la revista online Totally Taekwondo Magazine, por Jon Mackey I Dan

Anuncios

2 pensamientos en “Atributos de un buen Coach

  1. hola como esta, me gusto mucho la informacion que se presenta para mi fue de gran utilidad, para poder llegar un ser algun dia un buen coach en wtf.

  2. Excelente artículo ! considero que si se tiene la ctitud correcta, todos los días se aprende.Para mí a mis 50 años enseñar es una bendición, cosntantemente reviso nuevas formas de enseñanza y aprendizaje en el TKD, eso me obliga a entrenar para hacer lo posible en transmitir lo mejor que se pueda.
    Le agradezco por el buen material que brinda en sus notas.saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s